La naranja mecánica, ciencia ficción y sufrimiento

KAREN LIZBETH SÁNCHEZ CANTO. 5o semestre. CCH Naucalpan

Naranja Mecánica, Stanley Kubrick

La Naranja mecánica es una película de ciencia ficción en la que se narra la vida de Alexander Delarge, un joven británico líder de una pandilla de cuatro integrantes. Al principio, se muestra cómo disfruta su juventud, estimulado por la adrenalina, que le provoca cometer delitos violentos y de índole sexual; sin embargo, Alex es detenido y encarcelado. Posteriormente, una vez en prisión, se prueba en él un método experimental de reformación, con el fin de cambiar su mentalidad y conseguir su libertad.

En otras palabras, la obra cinematográfica muestra las facetas que puede padecer una persona con problemas psicológicos, por ejemplo, violencia sin sentido, deseo sexual compulsivo, narcisismo, descontrol, anarquía, desigualdad y pugnas por el poder. Por lo que es una cinta peculiar, interesante y espectacular que aborda el tema de la ciencia ficción y el sufrimiento.

La película está basada en el libro Clockdown Orange, publicado en 1944. Después de la experiencia traumática que vivió su esposa, quien fue violada por cuatro militares, el escritor Anthony Burgess escribió la novela, que luego fue llevada al cine por Stanley Kubrick y protagonizada por Malcom McDowell, en el papel del Alex, el delincuente que sirve de conejillo de indias.

En este sentido, el experimento narrado en la película la coloca dentro del género de ciencia ficción. La investigación forma parte de un proyecto del estado, cuyo objetivo es corregir a los delincuentes mediante el sufrimiento, en consecuencia, no dudan en someter a Alex a experiencias extremas. En otras palabras, y de acuerdo con Andrew Biswell, director de la Fundación Internacional Anthony Burgess, “The Clockwork Condition da el contexto al trabajo más conocido de Burgess y amplía su visión sobre el crimen, el castigo y los posibles efectos de corrupción a los que lleva la cultura visual” (BBC, 2019).

Asimismo, acerca de la novela, Stanley Kubrick señaló en una entrevista lo siguiente:

“Me parecía ver una única y maravillosa obra de imaginación y, tal vez, incluso genial. La imaginación narrativa resultaba mágica, los personajes eran paradójicos y excitantes, las ideas estaban brillantemente desarrolladas e, igualmente, el relato poseía un calibre y densidad que podía adaptarse al cine sin simplificarse demasiado. (…) Me he documentado sobre la psicología del comportamiento y la terapia de reflejos condicionados, y fue casi todo lo que necesité en términos de cierto fondo serio y técnico para el relato […]”. (Houston, P., citada en Maestros del cine moderno…, 2019; p. 32).

Finalmente, podemos afirmar que la importancia de esta película radica, sobre todo, en que nos permite reflexionar sobre las consecuencias de actitudes extremas; en primer lugar, a partir de Alex y su vida sin límites; en segundo lugar, después de que ha salido de prisión, una vez que intenta reincorporarse a la sociedad. Como resultado, podemos concluir que ambas son nocivas.

Por su parte, esta película fue nominada a más de quince premios de los cuales obtuvo seis. Por lo que fue un total éxito en su época y en todos los tiempos. En conclusión, tuvo y tiene grandes ventas, incluso revitalizó las ventas de la Novena sinfonía de Beethoven, con las que retrata la ciencia ficción y el sufrimiento.

Naranja Mecánica, Stanley Kubrick
Tratamiento experimental (Clockwork Orange, Stanley Kubrick, 1971)

Referencias:

––––––––

También te recomendamos: