Antecedente del superhéroe: Odiseo

JOSÉ NAVA DÍAZ. Profesor de Latín y Griego. CCH Naucalpan

Los superhéroes existen en la cultura desde antes de que aparecieran en las historietas o en el cine; estos seres con habilidades especiales han estado presentes desde que los seres humanos empezaron a inventarse y contarse historias. En nombres como Hércules, Aquiles o Perseo encontramos el antecedente del superhéroe que actualmente vemos en las artes visuales o en las páginas de los cómics.

El origen de los superhéroes está en el momento en que adquieren habilidades o poderes especiales, Superman, por ejemplo, debe sus poderes a su procedencia extraterrestre, mientras que Spiderman obtuvo sus poderes debido a la mordida de una araña radioactiva. Por su parte, Batman, el favorito de muchos, aunque carece de poderes sobrehumanos, tiene capacidades superlativas, como una inteligencia digna de un Newton y cualidades físicas que lo harían apto para competir en los Juegos Olímpicos. Otros superhéroes consiguen sus poderes al entrar en contacto con un objeto o arma mágica, como en el caso de Green Arrow.

Si miramos atrás, estas habilidades extraordinarias están presentes en muchos héroes de la Antigüedad; Perseo, por ejemplo, recibió regalos de los dioses: su escudo, su espada, su yelmo; mientras que Odiseo, héroe de la Iliada y la Odisea, poemas épicos de Homero tenía un poder llamado “facundia”, el cual lo hacía hábil con la palabra, persuasivo y astuto. Es por esta razón que podemos considerarlos un claro antecedente del superhéroe actual.

La guerra de Troya

La historia que se cuenta en la Iliada y en la Odisea comienza en la boda del mortal Peleo y la diosa Tetis, celebrada en el Olimpo, hogar de los dioses; ahí se desata una discordia a causa de que omitieron invitar a la diosa Eris. En venganza, esta envía una manzana dorada con la inscripción: “para la más hermosa” y tres de las diosas más importantes, Atenea, Afrodita y Hera, reclaman su derecho a recibir el regalo, por lo que Zeus, dios del trueno, se ve obligado a intervenir para resolver la disputa.

Así, el padre de los dioses decide nombrar un juez y el elegido es Paris, hijo de Príamo, rey de Troya. Las tres diosas intentan persuadirlo para que les conceda el regalo: Atenea le promete sabiduría, Hera le ofrece poder y Afrodita a la mujer más hermosa de la tierra. Al final, Paris entrega la manzana a Afrodita y ésta, a su vez, lo recompensa otorgándole el amor de Helena, hija de los reyes de Esparta; sin embargo, ella estaba casada con Menelao. Paris, entonces, rapta a Helena y con esto provoca no sólo la rabia de todos los espartanos, sino también que los reyes de toda Grecia zarpen rumbo a Troya para vengar la afrenta. Así inicia la guerra.

Además del rapto de Helena, existen diversas explicaciones para esta lucha, como el que Tetis, madre de Aquiles, había rogado a los dioses que hicieran de su hijo un gran héroe y la situación de Troya era el escenario ideal para que esto sucediera; la guerra, por otra parte, fue el pretexto para que muchos dioses continuaran sus rivalidades apoyando a Grecia o a Troya.

Los héroes griegos y troyanos

Otras historias paralelas a la Iliada y la Odisea aportan más información sobre los héroes que asistieron a Troya; por ejemplo, la tragedia Áyax, de Sófocles, cuenta la historia de la disputa entre el propio Odiseo y el guerrero epónimo para hacerse de las armas de Aquiles después de su muerte. La Orestiada de Esquilo y Las troyanas de Eurípides, por su parte, aportan una mirada desde la perspectiva de los pueblos sobre la guerra. Estos héroes, antecedente del superhéroe, se destacaban también del resto de los hombres por alguna cualidad especial, la fuerza, la valentía, etc.

En la Eneida, el poeta latino Virgilio relata la historia del troyano Eneas, cuya misión es buscar una patria para los sobrevivientes de su nación. En este poema épico se recoge la historia del caballo de madera, en cuyo interior se ocultaron algunos soldados griegos para poder penetrar las murallas troyanas. Esta estratagema de Odiseo fue lo que finalmente dio la victoria a los griegos.

Construyen un caballo tan alto como un monte, cuyos costados forman con tablas de abeto bien ajustadas. Fingen que es un voto para su feliz regreso; este rumor se divulga. Furtivamente encierran, tras echar suertes, en su flanco tenebroso, los mejores guerreros y sus enormes cavidades y su vientre llenan de soldados revestidos de armas

(Virgilio, 15-20; II).

El caballo, inspirado a Odiseo por la diosa Atenea, fue llevada a cabo por el diestro carpintero Epeo. Quizás este suceso haya sido el más contado de todos los hechos ocurridos durante la guerra de Troya. 

El pasaje citado expresa claramente la habilidad retórica y el ingenio de Odiseo frente a sus compañeros. La cultura griega valoraba el don de la palabra mucho antes de que el arte de persuadir se convirtiera, no sólo en la herramienta discursiva por excelencia en la política, sino también una habilidad esperada en sus ciudadanos. La idea del caballo nos demuestra el poder de Odiseo, su capacidad de ingenio, la facilidad de palabra y el arte de persuadir.

Odiseo (Sean Bean) tratando de convencer a Aquiles (Brad Pitt) de volver a la batalla. (Troy, Wolfgang Petersen, 2004)

Las hazañas de Odiseo

Después del sitio de Troya, Odiseo deambula durante años por los mares antes de poder regresar a Ítaca, su hogar, debido a la animadversión que Poseidón siente por él. A través de los pasajes de la Odisea, podemos apreciar los riesgos que Odiseo afronta, y de los que sale librado gracias a sus habilidades, que sobrepasan las de sus compañeros, por eso lo consideramos un antecedente del superhéroe.

Un episodio describe la llegada de la embarcación de Odiseo a un islote habitado por los cíclopesEl héroe elige a doce de sus hombres y, después de ascender a la cima de una colina, encuentra una caverna con comida. Los soldados quieren tomar la comida y huir, pero el rey de Ítaca desea conocer al habitante de ese lugar, un cíclope gigante llamado Polifemo. Odiseo se presenta ante él identificándose como Oudeís, que significa Nadie, le cuenta que ha combatido en Troya y ha naufragado; entonces Polifemo decide encerrar a Odiseo en la caverna para poder devorarlo más tarde.

No obstante, el prisionero hace uso de su ingenio y ofrece al cíclope un odre de vino; así, después de beber en exceso, el monstruo cae vencido por el sueño. Odiseo y sus hombres aprovechan para afilar un tronco de olivo cuya punta calientan al rojo vivo; luego entierran el extremo candente en el ojo del cíclope y lo dejan ciego. Los gritos de dolor del gigante alertan a los suyos, pero, cuando preguntan alarmados qué sucede, la respuesta de Polifemo es: “Nadie me ataca”.

Y, aunque los cíclopes se alejan, Odiseo y sus hombres aún están encerrados en la caverna; pero el héroe también tienen la solución a este dilema. Así, los griegos se aferran al vientre de los borregos de Polifemo y, cuando éste les abre para que vayan a pastar, pueden escapar, pues el gigante ciego sólo palpa el lomo de cada animal para verificar.

Otro ejemplo del ingenio sin igual de Odiseo es el episodio en el que cruza las islas habitadas por sirenas. Él sabe de antemano que el canto de las sirenas atrae a los hombres a una muerte segura. De nuevo, su curiosidad le hace desear vehementemente escuchar el canto de las criaturas, así que idea un plan para salir con vida. Pide a sus hombres cubrir sus oídos con cera, para que no les afecten los cantos; asumimos, les ordena amarrarlo con fuerza al mástil de la embarcación; de esta manera, Odiseo consigue escuchar a las sirenas cantar, mientras hace esfuerzos inútiles para liberarse de sus ataduras.

Odiseo y los superhéroes

Odiseo es quizá el más popular de los héroes griegos; podemos ya ver en él un antecedente claro del superhéroe que nos muestra el cine. Sus hazañas han sido llevadas también al celuloide en numerosas ocasiones. En 1997, Andrei Konchalovsky dirigió una de las mejores adaptaciones de las aventuras de Odiseo en una miniserie televisiva, la cual contó con un reparto sobresaliente que incluía a Isabella Rosellini. La serie relata las acciones posteriores a la guerra de Troya, cuando Odiseo, con Atenea como su aliada, busca retornar a casa, pero con Poseidón, rey del mar, como enemigo. 

Es posible ver esta adaptación como la narración de las hazañas de un superhéroe, a la manera de Batman, pues no necesita más poderes que su gran astucia y su dominio de la palabra para vencer todos y cada uno de los obstáculos que se le presentan. Así, Odiseo es una de las bases para que pudiéramos disfrutar de los héroes de hoy.

––––––––

También te recomendamos: